Imágenes del Día del Padre con mensajes y frases para felicitar

La vida siempre tiene que ser felicidad, alegría o, aunque sea, una mera búsqueda de esas sensaciones. Algunos lo olvidan, pero tiene que ser casi una premisa. Es más: hay jornadas que sirven como potenciadores; es decir, que se pueden utilizar para alcanzar tan dignas metas. El día del Padre es uno de aquellos, ya que es una excelente ocasión para disfrutar el momento, soslayar rencillas y estar con los seres que uno quiere, más que nada con uno de los progenitores. Un aplauso, un mimo, una bella palabra, una comisa o un presente para esa persona que nos dio la vida y que tiene que ver en buena parte de todo lo que somos. Te presentamos, entonces, imágenes del día del padre con mensajes y frases para felicitar ¡No te pierdas el posteo!

Imágenes con frases hermosas del Día del Padre

Celebrar lo que nos hace bien siempre es un grito a la vida, un sí a la existencia, cierta afirmación más que pura. Ni hablar si semejante fecha hace alusión al Día del Padre, por eso aquí te dejamos una enorme cantidad de imágenes con frases hermosas e inspiradoras.

Por ahí guardamos mucho y demostramos poco. Estamos seguros de nuestros sentimientos o les tememos un poco. Pero recordemos que el amor es demostración y se hace a un lado todo lo tierno del fuero interno. Se necesita de la acción: aquí tenemos una excelente ocasión para ello.

Aunque no haya deuda que se pueda saldar con quienes nos dieron la vida, eso no debe obliterar los presentes y regalos que les podamos hacer. El mayor de ellos uno muy simple: cariño.

La vida es un cometa fugaz que no se detiene ante nada, el tiempo es esa polilla que no deja algo en pie, ¿entonces qué esperamos para ser felices y decirle te quiero a quienes lo merecen?

Feliz día, a todos los padres y de todas clases, tipos y colores.

Porque nunca dejaron de ser un modelo a seguir, un camino prefigurado, el héroe de las infancias de cualquiera.

Un padre, ante los ojos de su niño, es Dios. Una frase que puede parecer grandilocuente, exagerada, ¿pero no la seguimos aplicando? ¿Ellos no son los que siempre encuentran una solución? ¿Una autoridad importante y no desdeñada? ¿Una voz a tener cuenta? ¿Personas que si no pueden todo se acercan a ello? Resabios de la niñez, que quedan para siempre como marcas indelebles.

Lo que tiene que salir de nuestro interior, sentimental, debe tener el camino expedito. Guardarse, atragantarse y atiborrarse no sirve de nada: el amor, si tiene una función, es social (salvo en casos excesivos de narcicismo).

Porque para cada hijo su padre es el mejor del mundo ¡Un aplauso para ellos y su esfuerzo constante!

Si la vida está hecha de momentos eso no quiere decir que hay que esperarlos, porque a lo mejor caerían del cielo. No, las oportunidades se aprovechan y también se crean, se fuerzan en el buen sentido. Que se multipliquen las buenas, las que nos sacan con salud fortalecida, la que extirpan del ser que llevamos a cuestas una sonrisa de extremo a extremo del rostro.

Ellos siempre ahuyentaron los fantasmas de nuestras vidas, con ellos aprendimos que el amor hacia el hijo puede ser infinito, eterno, poderoso y superador de cualquier barrera.

Nadie mejor para templar nuestra vida que ellos, llenos de templanza, moderación y, sobre todo, mucho amor.

Hay algo mágico que se produce cuando estamos donde queremos y con quienes anhelamos: sentir que la coincidencia es impresionante, a pesar de tantas distancias y dificultades ¡Gracias a quien o lo que sea por el padre que nos otorgó!

Sentirse afortunado no es solo un mirar al costado y vislumbrar una coyuntura peor, sino saber desde la positividad, desde lo sí mismo, que uno tiene con qué congratularse. Es una ventaja poderosa en la vida saberse afortunado, porque de modo automático nos convertimos en agradecidos.

Hay seres en la vida que no pueden más que marcarnos. Sus responsabilidades supremas con nosotros hacen que las marcas sean variadas, pero esa realidad no cambia.

Una gorra, una caña de pescar, un bigote, una corbata. Objetos por antonomasia del padre ¿Y tú cuál recuerdas del tuyo en especial?

Cada segundo de la vida debe aprovecharse. Tal vez pensar que es el último puede servir, ayude a que no desdeñemos a quienes nos quieren y los momentos en los que no se concita más que la felicidad.

Agradecimiento a la vida por habernos topado en el mismo camino o que tú decidieras, querido padre, traerme al mundo. Somos carne de tu carne, sangre de tu sangre y siempre será así. Algunos lo verán como un castigo; otros, sin lugar a dudas, como una bendición.

En estos días el Día del Padre se conmemora en diferentes países del globo, al ser una efeméride sin fecha fija. Aquí, atentos a esa realidad, te dejamos una buena cantidad de imágenes que bien fungen como presente o, por qué no, como motivador de cara a la festividad.

La resignación no es lo mismo que el agradecimiento. Lo primero es guerra, un rechinar de dientes ante lo inmediato, un no querer: lo segundo es abrazar la totalidad porque la aceptamos e incluso la anhelamos. El hombre es lo más poderoso que existe si es donde quiere ser.

En la vida hay personas que se convierten en auténticos lugares, sitios en donde nos podemos cobijar, sentir seguridad, guarecer ante un mundo a veces cruento, lóbrego e inhóspito. Eso sentimos siempre en los brazos de papá.

El más querido y perfecto de todos los que no podían tocar. Sentir que Dios, la fortuna, el azar o la contingencia más pura nos guiñaron el ojo con las personas que pusieron en nuestro camino. Sí, esas que facilitan las cosas, sin lugar a dudas.

Lo que le podemos desear, queridos padres, es que pasen su jornada rodeados de lo que aman: regalos, afectos y momentos hermosos. Tal vez lo único que nos acompañe en todos las instancias de la vida sea eso.

Admiración es lo que sentimos por los padres. Ya no son héroes de cartón, televisor o historieta. Son esos seres que vemos, con sus claros y oscuros, altibajos y cuestiones por el estilo. Comprendemos con esos seres que el amor puede ser enorme y que la vida es tragedia, ya que se acepta tal como es.

Un gracias no viene mal para aquellos que tanto dieron por nosotros. Recuerda que lo que puedes hacer hoy no tiene por qué ser aplazado, dilatado. Si sientes el cariño ahora, la frase llena de amor, hay que decirla.

En sus manos fuimos eternos y nos sentimos seguros. Papá es el lugar más cómodo de la vida, el sitio confortable por antonomasia. Un abrazo y muchas felicidades para todos los padres en esta hermosa jornada.

Modelo a seguir, compañero de aventuras, sabio en circunstancias vitales, oído en momentos duros o alegres. Sí, sus múltiples funciones siempre nos han ayudado.

A veces ante los cariños más fuertes sentimos que todo queda corto, que la palabra no supera un más allá insoslayable, que el amor no suple la medida. Sin embargo, es lo único que podemos usar para con el otro.

Rate this post