Imágenes con frases de la vida sabias y cortas

La vida es un constante aprender. Es dar un paso y darse cuenta que lo que pensábamos en determinado tópico no era así, que la verdad es algo sumamente relativo o que existe en múltiples maneras, formas, ropajes ¿Eso oblitera el estar abiertos? ¿Tenemos que ceder a la apertura por el solo hecho que muchas realidades circundante no se calculan como las frías matemáticas? Para nada; es un proceso que no tiene fin. Por eso, bajo estos lineamientos, presentamos imágenes con frases de la vida sabias y cortas. Una gran cantidad de material útil, sencillo y de fácil acceso ¡Imperdible!

Imágenes con frases cortas para compartir

Con frases de todo tipo queremos que aprendas algo nuevo, que encuentres una manera de decir distinta, que le des un giro al pensamiento que te enloquecía sin cesar. Aquí tienes una buena cantidad de ejemplares esperando que los disfrutes.


Si hay algo de sabiduría en el hombre es a partir de la duda. Podemos cavilarla como mezquina, pequeña, totalmente incomparable frente a una sapiencia divina, llena de fallas posiblemente; pero es nuestra y solo surge a partir de un simple no ante lo dado, un dejar de descontar lo circundante.

Fluyamos como la energía de la vida. Nada de anquilosarnos, de sentirnos perdidos, de no ver un nuevo amanecer. Somos posibilidad, estamos abiertos siempre a múltiples opciones. No nos pueden detener; eso es ser un humano.

Siempre hay que ser desconfiado. Esa es la que va. Es más: sabemos que nuestras debilidades pueden ser usadas en contra. Así que guardémonos de andar exhibiéndolas. Seamos serios, estemos alerta y solo relajemos un poco frente a esos seres de los cuales no dudamos ni un ápice.

La frialdad es buena consejera a veces. La historia de un puercoespín: de tan cerca que andaba con sus pares de dañaba. El pathos, la inclinación a la distancia enfría las realidades, nos da cuenta de muchas cuestiones, un panorama abierto.

Vivir es arriesgarse, luchar, fallar, mancharse, llenarse de barro inclusive. Eso es vivir; no estamos para dejar pasar las oportunidades. El resultado de todo eso es ser impolutos, seguramente; aunque totalmente lejos de un existir. Seamos esa fuerte llama que dura un breve tiempo (la vida misma), pero absolutamente enhiesta.

El ser humano puede ser excepcional, aunque debe luchar por una cosa: estar en el lugar indicado. Somos la ficha que funciona en su sitio para hacer la verdadera jugada, es más: sabemos que damos todo si nos depositamos donde queremos, somos mejores ontológicamente. Breguemos por ello.

La vida tiene sus tiempos. No es bueno ser excesivamente lento, pero tampoco tan rápido que atiborremos dudas, preguntas y respuestas. Hay realidades que se abren con el tiempo, de las cuales obtenemos respuestas luego de mucho masticar.

El gran valor del hombre es ser él. Basta de mascaradas, de cáscaras falsas  ¿Y si no tenemos esencia, si no hay identidad donde guarecerse? Seamos un carnaval entonces, pero desde la verdad. Si somos múltiples aceptemos semejante realidad, hermosa, festiva, colorida.

Las oportunidades no se esperan siempre, también se crean. Sin embargo, si se presentan hay que aprovecharlas, porque sabemos, en definitiva, que muchas realidades se nos escapan. Recuerda un sabio consejo: la historia la hace el hombre, pero hay más que uno.

Las excusas, los cuentos, las fábulas, en definitiva, al que mucho anduvo no le suman nada. Conoce de esos vericuetos o meandros fantásticos; ya no le sorprenden. Hay ciertas personas que son casi imposibles de engañar y valen mucho si se gana su confianza.

Es una máxima de Nietzsche, repetida sin cesar: solo hay felicidad en el hombre a partir de su falta de memoria ¿Acaso podríamos ser alegres si esas frustraciones, rechazos, dolores, errores siguieran como llagas enrojecidas o úlceras abiertas? No, la memoria crea regularidad, orden; pero también estrangula al sujeto.

Hay formas disímiles, variadas, de ser respetuoso con el prójimo. Y si no debemos hacer lo que no nos gusta que nos hagan, pensemos en algo básico: hay que ser puntuales con quien es puntilloso con el tiempo, único y sagrado.

Absolutamente todo está en tus manos.

El tiempo lo cura todo. Sí, es algo que no entendemos en el presente doloroso, hasta lo vislumbramos con hastío. Es que a veces el sufrimiento es el único modo para sostener una realidad ¿Pero sirve? No. Ni para nosotros y mucho menos para el tiempo, que todo lo destruye.

El amor es demasiado grande para dedicarlo a una sola persona ¿No es algo mezquino si es así? ¿No nos resulta una realidad sobremanera austera? Totalmente. Es que el amor es enorme para compartirlo como muchos. Mil pedazos para miles de personas.

Siempre la fuerza o creencia en uno es lo más importante que nos puede suceder. Cuando no existen dudas en nuestro interior, cuando estemos seguros del cometido, no habrá resultado negativo. Y eso no quiere decir que no fallemos, sino que estaremos tan dispuestos a intentar otra vez que poco importará.

Que los días cuenten es una visión cualitativa, de calidad. Contar los días, en cambio, es una mirada numérica, fría, calculadora; eso no es vivir ¡Cuidado con ese modo de dirigirse ante el mundo!

Por ahí lo más importante de la vida sea invisible o fugaz, tanto que cuesta asirlo y desespera. Pero sabemos en el interior que eso existió, que no fue una realidad fabulada; hay una sensación placentera que nunca se va.

Disfrutemos de cada momento de la vida, entre ellos el ocio.

Seamos como ese río que vemos correr con seguridad, sin apurarse; pero de modo constante. Sabiduría que exuda la naturaleza; no seamos nada anquilosado, endosado a otra cosa.

A veces para encontrar nuestro verdadero yo debemos andar por muchos sitios, conocer excesivas realidades, ver mucho y discutir también sobre lo que queremos. Sí viajar es lo mejor que nos puede suceder.

Hay que ser inteligentes ¿Cuántas veces nos quejamos sin sentido, ante el desenlace infausto resuelto? Muchas veces, pero si lo pensamos bien no tiene ningún sentido. Pensemos, siempre, lo que depende de nosotros y lo que está más allá de nuestras fuerzas. Con eso último, una sola actitud: indiferencia.

La querencia hacia uno es vital ¿Qué es un individuo que no se ama? Una masa amorfa, una hoja llevada por el viento, una fuerza inercial, algo que se detiene cuando otros lo quieren, una pasividad absoluta. No, ámate, que luego siempre tendrás tiempo para hacer lo mismo con otros sujetos y realidades.

Somos soñadores, pero eso en ciertas circunstancias es malo. Queremos el momento precioso, el comienzo genuino y perfecto, aunque quizás no exista ¿Entonces? Actuemos, improvisemos, respondamos con lo que poseemos a mano.

Hay un solo cometido en la vida, el fin supremo por el cual los restantes pasan a ser simples medios ¿Cuál es? La felicidad. Dicho así parece algo abstracto, que sin embargo materializamos al instante cuando lo pensamos. Sí, una y otra vez, hasta el infinito, por siempre, seamos felices.

El mundo del envase, del continente, de lo que recubre, de la superficie. En ese mundo que conviene a pocos, que enoja a muchos habría que buscar flamantes realidades ¿Dónde está lo sustancial? No somos simples cartuchos.

Aquí te hemos dejado un buen número de imágenes sabias. Esperamos que te hayan encantado, querido lector.

Imágenes con frases de la vida sabias y cortas
Rate this post