Imágenes para el Día de la Madre con mensajes y hermosas frases

Somos seres humanos pequeños, finitos, relativos, minúsculos incluso si nos comparamos con los astros y el entero universo. Pero, más allá de eso, hay enormes dignidades en el hombre y una de ellas es amar lo absoluto ¿Cómo lo vivimos? ¿De qué manera se nos otorga ese rasgo al ser tan endebles? En el amor se da y se vive. Aquí el lector podría decir que no, aunque nosotros añadimos que sí en uno en especial: el amor materno cuando se da en todo su esplendor. Por eso este posteo, acercándose fechas importantes, es una dedicación a todas las madres. Te presentamos imágenes de su día con frases hermosas ¡Imperdible!

Imágenes con frases para el Día de la Madre

Mayo es un mes que recibe múltiples días de las madres en diversos países. Esa es la particularidad de esta jornada: es universal y a la vez particular. Tal vez el amor a las madres tenga alguna relación: no se podía reducir a unas 24 horas estrictas.

En la vida sabemos cuándo somos acreedores y cuándo deudores. Lo primero puede dar suficiencia y, en casos negativos, oportunidades de malicia. Lo segundo, en cambio, suele molestar a los de profusa conciencia moral y ni hace cosquilleos a los laxos en palabra. Con mamá tenemos una gran deuda, la sabemos, la conocemos; pero realmente no la sufrimos.

Y no sufrimos la deuda con la madre porque ella nos la perdona y porque sabemos en forma explícita que ella lo hizo también por sus deseos. El hijo también o siempre las llena.

Sin embargo, nunca debemos ser parcos en agradecimiento y si, siempre, prestos en agradecimiento por todo lo hecho, soportado, ordenado y aguantado. No podemos caer ningún cálculo ni en frías elucubraciones cuando se habla de esta clase de amor.

Y podemos sentirnos orgullosos de nuestras madres. Incluso se puede añadir que el orgullo es un sentimiento que no solo tiene que ver con lo que esas mujeres han hecho con y de nosotros; sino que también versa sobre el trato, el valor, su forma de andar por la vida en general ¡Son una verdadera admiración!

Muchas veces las palabras quedan cortas, como si hubiera un más allá abusivo en lo inexpugnable. Sí, hay sensaciones, dinámicas anímicas que no se pueden expresar y ni siquiera esbozar. Pero cuando pensemos lo mucho que amamos a nuestras madres, quedémonos con esa imagen de niños: ella era Dios ante nuestros ojos.

Este posteo puede fungir como recordatorio de posteriores accionares o como regalo directo para ellas. Sea en sitio donde estés, esperamos que te sea de gran ayuda lo emplazado.

Mucho agradecimiento y respeto siempre. Y sabernos especiales, porque así lo sentimos: pueden haber muchas madres en el mundo, pero la de cada uno es la mejor en situaciones de normalidad.

¿Y cómo expresar el amor hacia esa persona que nos dio absolutamente todo? ¿Acaso no queda todo accionar corto, toda palabra pobre? Y, sin embargo, hay que seguir intentándolo.

Te quiero tanto, pero no me cansaré de decirlo. El ser humano a veces se hastía por lo repetitivo, pero su vida, sus grandes afectos, lo que ama, se basa en la repetición. Y pasa eso porque lo gozamos, aunque sea una y otra vez la misma película o una similar.

Contigo fuimos un solo ser. Como en ningún caso y sin apelar a una metáfora, podremos aseverar: somos carne de su carne y sangre de su sangre ¿Eso prolonga en la vida una gran conectividad? Seguramente.

Mamá es la eterna solución a nuestros entuertos y problemas. Y como la vislumbramos perfecta, sin mácula alguna, pensamos que ella tiene que responder a todos nuestros interrogantes, tal vez, incluso, aquellos que se le escapan.

Sabemos que amamos cuando la empatía es absoluta ¿Alguien, en una tesitura normal, puede desearle el mal a su madre? ¿Puede no ponerse feliz con su algarabía? Eso sería extraño; pero no ocurre muy seguido.

Excelente esposa, abuela, compañera; pero sobre todas las cosas una madre sin igual. Para ellas este posteo, para que disfruten de su día, para que le den la bienvenida con los brazos bien abiertos a una jornada dedicada a su enorme función materna.

Las mujeres no deben ser naturalmente madres, porque ello implicaría a anunciar que quien no llega a ese destino no es auténtica mujer. Pero, por otro lado, el hecho que sea un mandato cultural o social no oblitera la responsabilidad, el cariño y amor que proliferan sin cesar.

La flor más bella de todas o la única flor a veces. Porque el mundo puede ser difícil, inhóspito, francamente lóbrego; pero mamá siempre será un remanso, ese pequeño oasis que nos da tanto en medio del desierto.

Y la madre da todos por sus hijos, debido a que su objetivo es único: lo trae al mundo para que sea feliz. Y, en ese extraño rodeo, ella es la más alegre de todas.

Dar todo es otro sinónimo, con algunas palabras, para decir abnegación. Poco importa lo que suceda; cuando hay verdadero amor nada se conmueve.

Estas jornadas pueden ser muy hermosas si se las aprovecha al máximo. Hacer feliz a una madre nunca tiene fecha de vencimiento.

Y saber que con nuestra felicidad ella ya lo es. Amor absoluto y abnegado entre hijo y madre. Sí, el hombre puede llegar a esas enormes cimas, más allá que muchas otras veces le gusta quedarse en el barro de la vida.

Si la madre puede llegar a ser todo lo que es, dar todo lo que da, tenemos que llegar a la conclusión que en el ser humano hay sentimientos divinos. Y no porque se crea Dios, sino porque se eleva demasiado sobre el resto.

Admiración es lo que sentimos cuando una persona se eleva muy por encima del resto, cuando observamos rasgos que difícilmente encontremos en nosotros por lo menos en la actualidad. No por algo se suele decir que para sentir qué es ser madre hay que vivirlo. Ojos ajenos no vislumbran de modo correcto.

Si eres madre, lo que tal vez no tenga explicación en lo inmediato, se llenará de sentido posteriormente.

Gracias por tanto, querida madre. 

La dificultad de la devolución, el darnos cuenta que es casi imposible obtener algo equivalente, no debe ser óbice para intentarlo, una y otra vez. Mamá solo quiere nuestra felicidad y eso queremos de ella.

Si pensamos en un amor sin límites, no determinado, carente de condicionamientos y condiciones, ese es el amor materno.

Aprenderás, tarde o temprano (te conviene ello), que vivir la vida con quienes se quiere es lo mejor que te puede pasar.

Ellas nos dan esos abrazos que unen nuestros miles de pedazos.

El consejo justo, el abrazo reparador, la solución salvadora, el espaldarazo necesario; el amor en cada una de esas cosas y muchas otras. Todo eso es una madre y, de todos modos, nos estamos quedando tan cortos.

Mamá fue nuestra casa y con ella nos sentimos así toda la vida. Frente a su ser no hay dobleces, segundas intenciones ni siquiera intentos de mentiras. Ella nos conoce demasiado bien. El producto sabe de las bonanzas de su producto.

Aquí te hemos dejado una enorme cantidad de imágenes con frases para dedicar a las madres en este mes donde proliferan sus días. Esperamos que te haya gustado, querido lector.

Rate this post

One Response

  1. Pedro Galindo Angles