Saltar al contenido

Imágenes de la Santa muerte

Sin lugar a dudas, uno de los cultos más llamativos, fascinantes y polémicos que se puede encontrar en México (y en otras naciones) es el de Santa Muerte. A continuación presentamos las mejores imágenes de Santa Muerte con información. 

Imágenes chidas de la Santa Muerte

La personificación de la Muerte es más o menos similar en muchos sitios: un esqueleto que da cuenta de una naturaleza andrógina, aunque muchos prefieren reconocerla como mujer (una mujer nos dio la vida y otra nos la quita), sumido en un velo de color determinado (luego veremos que eso tiene una explicación) que solo deja al descubierto el rostro y las manos, con una guadaña que cosecha las almas y, a veces, también un reloj de arena que representa el devenir del tiempo, una balanza que da cuenta de la justicia y un pequeño mundo que muchas veces lleva en sus manos representando el impacto que tiene en el mismo la Muerte.

Imágenes de la Santa Muerte negra

La Santa Muerte negra, en femenino, porque dijimos que en México hay una tendencia fuerte de reconocerla como mujer, es posiblemente la más polémica de todas las Muertes ¿Por qué? Porque en verdad un simbolismo histórico ha asociado siempre lo negro con lo negativo y, por ende, es frecuente que se asocie a esta imagen con la maldad y la magia oscura (cosa que puede suceder, pero que los que cultivan este credo no son los culpables). La Santa Muerte negra, con el velo de ese color, cumple un deseo en particular: la protección. Es decir, ayuda contra los males y se dice que es muy poderosa, por tal motivo siempre hay que venerarla y cumplir con aquello que se promete en caso de que la niña, como suelen decirle, cumpla.

Imágenes de la Santa Muerte blanca

La Santa Muerte blanca tal vez, aunque no pierda polémica a ojos foráneos a este culto, es la que menos llama la atención de manera negativa, porque siempre se ha asociado el blanco con la santidad, lo inmaculado o puro y lo bueno. Para la suerte, para salir adelante frente a problemas o la escasez de estabilidad en la vida, esta versión de la niña dicen los especialistas que es muy correcta y positiva.

Imágenes con oraciones de la Santa Muerte

Aunque para la mayoría de las iglesias cristianas hablar de santidad de la Muerte es una abominación, lo cierto es que esta figura, de un origen sumamente complejo y variado, es venerada por una multitud de personas. La patrona, la niña, como suele denominarse, no solo da cuenta de un hecho tan inexorable para el ser humano como la muerte, sino también que cumple deseos en vida que la mejoran o la exaltan a esta última: amor, protección, suerte, entre otras ideas relacionadas a estas tres. Por tal motivo, las oraciones siempre serán vitales, porque históricamente han representado un puente de comunicación entre el creyente y la divinidad o en este caso la entidad santa.

Es importante que el vínculo con Santa Muerte sea sincero, respetuoso y lleno de veneración. Cuando se pide algo y se promete devoluciones, regalos u ofrendas, las mismas tienen que hacerse. La Muerte es un ser poderoso, pero sumamente ecuánime: si bien puede decirse que no es mala ni buena, por lo general tiene en cuenta si el deseo del creyente es negativo o tiene raigambre positiva. Por otro lado, luego de la oración, lo que se ofrenda y lo que se promete, tiene que haber un estricto cumplimiento, porque es parte del respeto a la entidad santa.

Tatuajes de la Santa Muerte

La Muerte siempre ha asombrado al hombre, porque un hecho tan insoslayable no podía pasar desapercibido a su ser. Naturalmente, muchas concepciones lo han tenido como algo negativo y es por ese motivo que un culto a la Muerte es una aberración para el cristianismo (de hecho hoy, en México, no cuenta con personería jurídica), más asociado al pecado, la magia negra, la maldad, la delincuencia, las drogas y el pandillerismo.

Naturalmente el culto que ve una Patrona en la Muerte, rompiendo con la enorme tendencia de considerar santo a arcángeles o a seres humanos que en vida han exhibido virtudes cristianas notorias, deja en claro que son una multitud de hechos positivos y de cambios buenos en el creyente los que aporta aquella. En ese sentido, esta figura, cautivadora, ha llegado al mundo de los tatuajes, por eso aquí presentamos algunas personificaciones de ellas en distintos sitios del cuerpo.

Imágenes chidas de la Santa Muerte

El culto a la Muerte o Santa Muerte no venera la muerte en sentido estricto ni propende a una suerte de no existir masivo. En verdad, más allá de entender semejante suceso como un hecho inexorable del ser humano, equitativo, porque todos morimos, también da cuenta de peticiones a una entidad santa para llevar adelante una vida mejor en definitiva, pedidos que muchas veces parten de los olvidados, sufrientes y marginados de la sociedad.

Historia de la Santa Muerte

¿Y cómo llegó a existir semejante culto? En verdad, su historia es excesivamente compleja y solo se pueden develar algunos rastros. En primer lugar, se puede decir que es fruto del terrible sincretismo que ha existido en mesoamérica, en donde al cristianismo, sobre todo de base católica, se le han añadido notorios componentes precolombinos. Ah Puch, Mictlantecuhtli o Mictecacihuatl son divinidades que representaron para ciertos pueblos originarios de la región el inframundo y la muerte; la celebración del Día de los Muertos; la Biblia colocando a la Muerte como uno de los jinetes del Apocalipsis, la figura de la Muerte que para muchos existe desde tiempos helénicos y una suerte de transformación de la típica advocación mariana (muy importante al pueblo mexicano), es, en definitiva, una importante mixtura que da como resultado a Santa Muerte. 

En términos históricos, algunos mencionan que a finales del siglo XVIII poblaciones originarias ya adoraban a la muerte, pero eso también se trasladó, se supone de boca en boca, con el paso del tiempo, a los hijos producto del mestizaje entre nativos y europeos. Ya para la década del 60 del siglo pasado este culto salió a la luz de manera fuerte, siendo muy venerado sobre todo por aquellas personas que ponen a diario su vida en riesgo. En la actualidad, sin embargo, también se invoca para la salud, el amor, la suerte, la recuperación de artículos perdidos o robados y en lo que respecta a la muerte como estado biológico, que no sea violenta ni dolorosa.

Es importante recalcar que muchas veces la figura no es masculina, con la típica guadaña y el semblante tenebroso, sino femenina, con una túnica muy bella, una corona y a veces hasta racimos de alguna flor, quitándole todo componente de maldad o satánico a priori.