Saltar al contenido
Imágenes y Frases Bonitas

60 Reflexiones, dedicatorias y frases para abuelos fallecidos

Los abuelos son seres muy amados y por supuesto su partida nos hiere profundamente el corazón. A continuación, por respeto y memoria, presentamos reflexiones, dedicatorias y poemas para abuelos fallecidos.

Reflexiones y frases para un abuelo que falleció


1. Un abuelo no fallece, simplemente se convierte en nuestra estrella favorita del cielo.


2. Duele no tenerte, pero fue grandioso compartir esta vida contigo abuelo.



3. Abuela, ¿no quieres bajar un tiempo del cielo?


4. Hace rato que Dios tendría que haber hecho a los abuelos eternos.



5. Nacemos amando la vida posiblemente gracias al candor y la bondad de nuestros abuelos ¡Descansen en paz!


6. Gracias abuelo por ser un gran aportador de consejos y un padre sustituto ¡Descansa en paz!



7. Perder a un abuelo siempre será un desgarro para el corazón.


8. Saber que no escucharé tu voz nunca más es lo más triste que me puede pasar.



9. Abuela, descansa en paz: ahora te encuentras a la diestra del Señor.


10. Aunque te extraño, sé que ahora te encuentras en un lugar mucho mejor.



11. Nunca más tendré tu voz, tu cariño y tus abrazos, pero me quedan nuestros recuerdos hermosos.


12. Te extrañamos por aquí, abuela ¡Siempre fuiste la mujer más especial de mi vida!



13. Y quizás abuelo llorar todos los días tu muerte es el precio que pago con gusto por haber sido un nieto feliz.


14. Abuela, habíamos hecho un trato de que vivirías por siempre, pero Dios pensó que era mejor que te quedaras a su lado.



15. Abuela, ahora le diré al cielo lo mucho que te amo.


16. Cuando un abuelo parte nuestro corazón se acostumbra a apuntar al cielo.



17. Eras un ángel aquí en la tierra y ahora eres un ángel al lado de Dios ¡Descansa en paz, abuela!


18. Los abuelos nunca mueren, porque viven eternamente en nuestro corazón.



19. Hasta que deje de latir mi corazón vivirás en mi recuerdo.


20. Mi corazón se vestirá de luto por la partida de mis abuelos.


Dedicatorias para una abuela que murió



21. Abuela, te has ido, pero me dejaste las más bonitas enseñanzas.


22. Abuela, el dolor se quedó en tu lugar porque te extraño sin cesar.



23. Ahora mi abuela descansa en paz junto a Dios.


24. Mi abuela era tan pero tan buena que Dios la quiso antes para tener un nuevo ángel a su lado.



25. Su rostro, ya cansado por la vida, tuvo siempre la expresión del amor.


26. Abuela, le diré todas las noches a Dios lo mucho que te extraño.



27. La vida sin tu abuela preferida pierde brillo, pierde magia, pierde vida.


28. Descansa en paz, abuela: ahora estás en el cielo junto a los ángeles de Dios.



29. Extrañarte se ha convertido en la medida de mi tiempo.


30. Viviré en los recuerdos el resto de mi vida si eso te hace más próxima, abuela.



31. En tus ojos siempre encontré el amor que necesitaba ¡Fuiste la mejor abuela del mundo!


32. Descansa en paz, abuela ¡Es realmente doloroso no contar nunca más con tu presencia!



33. Abuela, hiciste mi vida especial y estoy agradecido de haber estado contigo.


34. Siempre fuiste mi ángel en la tierra y ahora lo serás en el Cielo.



35. Nunca olvidaré cuando sus manos arrugadas tomaron las mías cuando nadie más quiso ¡Descansa en paz!


36. No te digo adiós, sino simplemente hasta luego.



37. Eres la estrella que más brilla en el cielo, guiándome todas las noches.


38. De la vida aprendí que el consejo de la abuela no tiene fecha de vencimiento y su recuerdo mucho menos.



39. Te extrañaré como se extraña aquello que se ama.


40. Vivirás por mí abuela hasta que en mi cuerpo deje de anidar la vida.


Palabras por el fallecimiento de un abuelo



41. Los recuerdos que tengo de nosotros siguen endulzando mi vida todos los días.



42. Abuelo: sabes que ni la muerte apagará la luz que supiste encender en mi corazón.



43. Descansa en paz: sabes que todo lo malo de este mundo ya no te puede alcanzar en estos momentos.



44. ¡Cuántas cosas tendremos para ponernos al día cuando me dirija al cielo, abuelo!



45. Abuelo, de seguro ya tienes alas y me cuidas desde el cielo.



46. Abuelo de mi corazón: tu recuerdo vivirá eternamente en mi memoria y también en mi corazón.



47. Porque tú abuelo fuiste el cariño que necesite en los momentos más indispensables ¡Ahora descansa en paz!



48. Vuela alto abuelo que Dios está abriendo para ti las puertas del paraíso.



49. Fuiste un ángel enviado por Dios para bendecir esta familia y ahora volverás a tu verdadero Padre.



50. Todos tomaremos ese camino, solo te adelantaste un poco, abuelo.


Frases para el aniversario de un abuelo fallecido



51. Mis abuelos se fueron de este mundo y me dejaron un regalo maravilloso compuesto con miles de recuerdos.



52. Si tuviera poder te haría vivir más años para contar con tu voz, tus consejos y tu cariño.



53. El dolor de no tenerte simplemente se compensa con el enorme placer de haberte tenido.



54. Cuando tus abuelos se van los recuerdos se convierten en los tesoros más valiosos.



55. El vacío en mí no se llenará, porque solo tu presencia me volvería completo de nuevo.



56. Abuela, hoy vuelvo a recordar que eres un ángel que juega entre las nubes en el eterno reino de Dios.



57. Serás una parte insustituible que siempre miraré con cariño ¡Descansa en paz!



58. Abuela, hoy como siempre te extraño mucho.



59. El cielo está de fiesta porque mis abuelos lo hacen más bonito.


60. Hace tiempo que has partido y sin embargo lo siento como si fuera ayer.


Poemas cortos para recordar a un abuelo o abuela



61. Los ángeles revolotean y me imagino tu sonrisa. El dolor se ha extinguido y me imagino la paz de tu alma. Abuelos se han ido, pero su felicidad con Dios ahora es una garantía.


62. ¿Qué es la partida de un abuelo? Una vida que se nos escapa, momentos que se atesoran y sonrisas que siempre aguardan en el corazón para surgir. El dolor no debe vencer a los bonitos recuerdos que supieron quedar.



63. Un rostro desgastado, unas manos arrugadas, una voz algo temblorosa; pero un corazón gigantesco. El paisaje de un abuelo es el que más añoramos con su partida.


64. Y con tu muerte una parte de mí se ha ido. Puedes llevártela, abuelo. Esos recuerdos fueron tal vez los más bonitos que supimos cultivar.



65. Los sauces de casa se agitan para darte la última despedida. Saben que no vas a volver y lloran, desconsolados, tu partida.


66. Dios nos hizo ser personas afortunadas, que venimos a la vida no sabiendo nada y sin embargo nos reciben ángeles. Ellos son los abuelos: señores con plata en la cabeza y mucho oro en el corazón.



67. Llorarte es lo que siento, extrañarte es lo que vivo. Abuelos nunca podrán morir, porque mi corazón los recordará hasta que deje de latir.


68. Puedes llorar porque se ha ido o reír porque ha vivido. Puedes entristecerte porque la muerte lo ha acogido o aliviarte porque lo ha liberado. Puedes cerrar los ojos y pedir que vuelva o abrirlos y aceptar su ausencia. Sin embargo, hay algo que no admite discusión: el amor que tenemos por nuestros abuelos en toda ocasión.



69. Cuando pierdes a tu abuelo tu corazón puede estar vacío porque no los puedes ver o lleno por todo lo que has vivido con ellos.


70. En mis planes no estaba algún día perderte, pero siempre te amaré. Y te encuentro en todas partes, eres una ausencia más fuerte que mil presencia y por siempre te extrañaré.