Imágenes de Día de muertos con frases, calaveras y dibujos

¿Hay alguna situación límite que oblitere toda explicación? ¿Algo de lo cual somos protagonistas pero lo esquivamos, tal vez por ser una verdad muy evidente y sobremanera dolorosa? Sí, señores, estamos hablando de la muerte, con todo lo que la misma implica. Digamos que nuestra civilización occidental ha hecho enormes esfuerzos por negarla, excluirla, incapacitarla; es un convidado de piedra auténtico o un paria de la mesa desde el vamos. Pero la muerte está, es ineluctable y existen celebraciones y tradiciones que la tienen muy en cuenta. El Día de los Muertos es el ejemplo por antonomasia, por eso te presentamos imágenes con frases, calaveras y dibujos al respecto ¡No te pierdas este increíble artículo!

Imágenes con frases del Día de los Muertos

La muerte es algo irrebasable, instransferible y sumamente único. Solo hay una muerte que nos atañe y es la propia. Nadie podrá morir por mi y tan pronto como nazco ya soy demasiado viejo para morir. De todos modos, la muerte ha sido la eterna negada en nuestra cultura, de ahí que sea vista con extrañeza una celebración como la del Día de los muertos, que se festeja todos los 1 y 2 de noviembre en cada año en México y otros países centroamericanos.

¿Se puede hacer de la muerte una celebración ? ¿Hay algo realmente para festejar? Sin lugar a dudas para muchos es una experiencia lóbrega y dolorosa, no solo porque se pierde a un ser querido, sino porque no hay reparación alguna. Sin embargo, la tradición que traemos aquí nos plantea otros interrogantes: ¿la muerte no puede ser vista con alegría si es irreparable, por lo menos por momentos? ¿Los muertos no se acercan a nosotros de vez en cuando? Los altares el la festividad cumplen una función sacra en los llamamientos de occisos, sean adultos o niños.


El Día de los Muertos también significa recuperación o conservación de la tradición. Es que ante tanto Halloween o festividades cristianas como el Día de Todos los Santos, la efeméride mencionada puede llegar a desaparecer o verse descuidada. Es un llamado para el cuidado de un bagaje histórico, de un ceremonial que existía en otras civilizaciones ante que los europeos surcaran tierras americanas.

Sin lugar a dudas veremos muchas veces personajes que son calaveras por todas partes. Esto si bien alude a la muerte, en su génesis tenía otra connotación: era pura crítica social. José Guadalupe Posada y Diego Rivera posteriormente harán famosa a la Catrina, personaje para dar cuenta de la hipocresía, falsedad y malicida de las clases altas mexicanas.

De algún modo el muerto puede acercarse. Las luces de los altares sirven para que no se pierdan en el camino; la comida, adornos y objetos recuerdan al difunto; el color es una invitación al deleite y el festejo porque un ser entrañable ha vuelto a la familia. Sí, está claro que hay una visión de la muerte más cálida, cercana, donde realmente se puede asir desde la espiritualidad al ser querido.

Nos cuesta pensar nuestra propia nada. Un gran filósofo como Unamuno se enloquecía ante semejante experiencia, porque al él no le bastaba cavilar el fenecer como espectáculo, en tanto le sucede a otro; sino desde el punto de vista bien propio ¿Acaso se oscurece todo? ¿Se desfonda el suelo? ¿Estallamos nosotros? ¿Hay alguna experiencia intermedia entre la sensibilidad de la vida y la no sensibilidad de la muerte? La razón se ve enloquecida ante una experiencia tan asombrosa, dolorosa y particular en el sentido más estricto.

Imágenes con calaveras del Día de los Muertos

Si queremos buscar un símbolo por antonomasia en esta festividad las calaveras son ellas. Desde la Calavera Garbancera, con su tono crítico social, a la moda de una Catrina, un tanto más cuidada y muchas veces secundada en revistas de mucho glamour. Es decir, tenemos todo un teatro de personajes muy atractivo, los cuales le dan una mayor profundidad a la celebración.  Así de complejos son los usos, utilizaciones e interpretaciones de una festividad precolombina que pese a sus modificaciones pervive.

Los altares no solo se erigen en las casas, no. En rigor de verdad, esta festividad implica en muchos casos que las familias acudan masivamente a panteones y cementerios en sentido lato para embellecer o decorar las tumbas que recibirán en la fecha a los difuntos. Ya lo dijimos: si observas muchas velas, casi conformando senderos, es que los muertos pueden perderse en el camino.

Lo llamativo del Día de los Muertos es que pese a que su tópico central es la muerte, no vemos solo la normal tristeza, dolor, oscuridad y colores sumamente sobrios que envuelven a semejante acontecimiento. Hay color, iluminación, secretos, misterios e incluso alegría, ya que muchas veces se apela a la música para recibir al buen difunto.

El hombre tiene una tendencia maravillosa hacia lo poderoso e irremediable: burlarse. Entiéndaselo como mecanimos de defensa, como forma de dar un ápice de alegría o lo que sea, pero lo cierto es que la Catrina aclara que todos iremos a parar al mismo sitio, la calavera nos iguala porque es lo que está debajo, el sustentáculo, de cualquier ser sobre esta tierra. En todos nosotros, aunque no queremos, anida la muerte.

Aquí te dejamos una enorme cantidad de calaveras, con distintas dimensiones, formatos y coloraciones para que disfrutes.

Imágenes con dibujos del Día de los Muertos

El Día de los Muertos tiene una estética muy particular. Es que sus colores alegres y lo lóbrego de su tópico pueden parecer contradictorios. Es que sí, claro está: contradictorio o paradojal para quienes lo observan desde afuera. La muerte no siempre tendrá que ser negada, en algún momento la deberemos afrontar, por lo tanto, qué mejor que realizarlo con una alegría, además de tener la posibilidad de encontrarte nuevamente con esos seres queridos que se fueron hace un buen tiempo.

El Día de los Muertos también es una excelente ocasión para que las bondades literarias surjan y proliferen. Se pueden ver por todas partes, desde hace un buen tiempo, competiciones y creaciones de letrístrica que tiene este tópico, lo utiliza con burla e ironía mordaz, lo cual atrae mucho lógicamente.

El Día de los Muertos goza de un sincretismo como pocas celebraciones en el mundo cuenta. Es que es una festividad que existía, con su particularidad, tanto en civilizaciones precolombinas como los aztecas o los mismos mayas. Asimismo, esos resabios se unieron al calendario cristiano y hasta a lo comercial si tenemos en cuenta a Halloween.  Las celebraciones se desarrollan el uno y dos de noviembre, ya que una jornada está abocada al contacto con las almas de niños; en cambio, la otra en relación o vínculo con las adultas. Sin embargo, en rigor de verdad, no todas las regiones desarrollan semejante división.

Es muy normal utilizar pan muerto como una de las ofrendas por antonomasia. Un pan que termina comido por los vivos, hecho con harina, redondo y muchas veces con formas de huesos.

Un dato curioso: se dice que el colorante rojo que se usa en la fabricación del pan en este día fue una forma de los españoles de disuadir a los nativos en sus ritos sacrificiales. Historias que vienen y van de una enorme celebración que se modifca pero a su vez pervive año tras año.

Rate this post