Saltar al contenido

Tatuajes 2020, las mejores ideas para tatuarse

Muchas personas quieren hacerse tatuajes, pero en el momento surgen una multitud de interrogantes y dudas sobre el diseño. A continuación, como en ninguna otra parte, presentamos imágenes de tatuajes 2020: información, tipos, ideas e historia. 

Preguntas más populares sobre el tatuaje

¿Es doloroso hacerse un Tatuaje?

El dolor, íntimamante ligado a la realización de un tatuaje, está comprendido como una experiencia subjetiva,multidimensional o compleja, a la cual no solo se le adosa cuestiones físicas y sensoriales, sino también emocionales y hasta socioculturales, por ende, cuán doloroso sea dependerá de la zona y, sobre todas las cosas,de la persona que se realice el diseño en tinta o tatuaje.

¿Qué zonas del cuerpo duelen más ?

Hay zonas y zonas respecto a nuestro cuerpo en cuanto a la hora de hacerse el tatuaje y el dolor anexado. Por ejemplo, si el sitio es de abundante carne, como un gemelo de la pierna, el dolor es pobre; pero si el hueso está próximo a la aguja, como por ejemplo en dedos de pies y manos, el padecimiento se pronuncia. Asimismo, hay zonas dolorosas no porque haya un hueso cerca o alguna articulación, sino porque es un lugar del cuerpo que no está acostumbrado a los roces, por ejemplo, glúteos o el interior de un muslo.

¿Como cuidarte después de tatuarte?

El tatuaje debe ser cuidado porque, aunque se olvide, en verdad es una herida. Por ejemplo, se debe retirar el vendaje luego de dos o tres horas y lavar la zona con agua tibia y jabón antiséptico, además de secar con la toalla con sumo cuidado. Asimismo, no hay que olvidar la utilización de una fina capa de crema recomendada por el tatuador para la piel, fijarse en qué momentos se lo puede destapar y cuándo no, mantener el sitio hidratado, si se usa ropa ajustada tapar el tatuaje para no dañarlo hasta que haya habido una regeneración de piel (entre cinco y seis días) y, finalmente, no rascar el tatuaje si se van generando con las jornadas costras o una capa de piel fina.

¿Por que los tatuajes pierden color?

Los tatuajes pierden color por el proceso, que empieza a suceder al cuarto día, de caída de piel o producción de costras, ya mencionado más arriba. Se debe dejar que este proceso se suceda normalmente, sin rascar o hacer caer piel seca o muerta la persona. El tatuaje, en rigor, está cicatrizando. Asimismo, para no ayudar en opacar el diseño tampoco se tiene que tallar la zona con jabón cuando uno se baña ni mucho menos someterlo a la exposición del sol (por lo pronto, el tatuaje debe ser protegido con una crema solar de la más alta calidad).

 ¿Cada cuanto tiempo se debería retocar un tatuaje?

Sea por la labor del tatuador o por el cuidado que se dio en el proceso de cicatrización, existen tatuajes nuevos que parecen que tuvieran muchos años en el cuerpo de la persona. En tal caso, siempre los retoques recomendados, para que sean efectivos, no pueden hacerse en un plazo más corto que los seis meses de realizado el diseño. El motivo es simple: la piel aún está herida y se corre el riesgo de dañarla aún más, no inyectando de manera correcta la tinta. Finalmente, respecto a los tatuajes viejos, la piel lógicamente envejece, se daña por fricción, accidentes, estiramientos y heridas, entre otras causas. Si a eso se le suma, el no cuidado del tatuaje hidratándolo o usando cremas, el resultado es un modelo desenfocado, tergiversado y afeado. Para los tatuajes vetustos siempre es buen momento de hacer un retoque.

Catálogo selección de Tatuajes

¿Quieres realizar un tatuaje en tu cuerpo pero no sabes qué? ¿Hay una multitud de ideas en tu cabeza que no logras ponerla en orden? A continuación presentamos un gran artículo con multitud de tatuajes en galería de zonas como pecho, piernas, manos, brazos, para mujeres, hombres y parejas.

Tatuajes en la mano

Tatuajes en el brazo

Tatuajes pequeños

 

Tatuajes en el pecho

Tatuajes en la pierna

Tatuajes para mujeres

Tatuajes para hombres

Tatuajes de parejas

Tipos de Tatuaje

Si bien ninguna suerte de tipología puede agotar la cantidad o clases de tatuajes, aquí vamos a aproximarnos a una, para que el lector pueda sacar sus conclusiones y, por qué no, inspirarse a la hora de confeccionar su propio tatuaje.

  • Realistas: Si bien el arte ya no se basa simplemente en su aptitud de representar la naturaleza o realidad, hay que decir que existe cierto realismo y, por supuesto, el mundo del tatuaje no queda exento. El tatuaje realista, por lo tanto, es aquel que intenta construir un diseño lo más parecido, hasta en los pequeños detalles, a lo que percibimos en la realidad, el mundo exterior que vemos con nuestros ojos y analizamos en alguna medida con nuestra mente. Son casi fotográficos por su precisión.

  • Acuarelas: En esta cuestión se deja totalmente de lado la necesidad de reflejar algo exterior en la piel y se juega más con la estética de las formas y los colores. Impresiones, salpicados y rayas, a menudo con colores brillantes, es propio de este modo de hacer tatuajes.

  • Tribales: Posiblemente estos tatuajes marcan la conexión más clara con el mundo de la Polinesia y culturas adyacentes tan rodeados de la práctica de realizar tatuajes hace bastantes siglos. Sus simetrías, geometrías suelen llamar la atención, sobre todo en diseños de tamaño considerable. Suelen ser oscuros en su mayoría.

  • Estilo vieja escuela: La vieja escuela no se refiere solo a los tonos o colores, sino, sobre todo, al uso de símbolos sumamente clásicos como corazones, flores, anclas, espadas, serpientes, barcos, leones y similares.

  • Góticos: Este estilo tiene poco que ver con el enorme movimiento plástico y artístico del medioevo tardío. En rigor, aquí cuando nos referimos a gótico aludimos a una forma oscura, críptica, que aporta desolación y que muchas veces suele estar vinculada con la muerte.

  • Escritos: Esta clase de tatuaje suelen ser los más extendidos en la actualidad, sean frases solas o como acompañantes de algún diseño más o menos simbólico. Un mensaje, una idea, una parte de una canción, un retazo de teoría filosófica o una muletilla de un familiar son buenos ejemplos de lo que puede ser este tipo de tatuaje, con diferentes tipos de extensión.

  • Geométricos: La geometría siempre fue una rama muy venerada históricamente de las ciencias y en el mundo del tatuaje sucede algo similar. Las formas simétricas, los contornos precisos, los espacios limitados e incluso su repetición en una gran escala o su realización en miniatura son ejemplos de ello.

  • Dotwork: Cualquier persona que haya tenido plástica en su infancia en un colegio sabe lo que es efectuar una imagen a través de un prolijo punteado, que a luego de un buen trabajo permite observar una forma. Hoy en día es un tipo de tatuaje muy demandado, creando formas y sombras muy bellas.

  • Japonés: Japón históricamente ha sido un territorio adepto al tatuaje y en la actualidad marcan todo un estilo. Esto último, hay que aclararlo, no solo por sus colores llamativos, sino por sus direcciones, posicionamientos e imágenes tradicionales como flores de loto o de cerezo, peces, dragones o geishas.

  • Pin-up: Un estilo que tiene su buena historia, se basa justamente en otorgarle al cuerpo con la tinta la presencia de mujeres muy sensuales. Suelen ser fuertemente coloridos y varían de tamaño.

Breve historia del tatuaje

Muchas veces encontrar el origen a algo, desde un artefacto específico, una regla social, una costumbre hasta la práctica, por ejemplo en nuestro caso de tatuar, es algo sumamente difícil (para no decir una quimera historiográfica). Sin embargo, muchas personas especializadas en el tópico han declarado, desde hace tiempo, que el arte de inyectar tinta sobre nuestros cuerpos no es reciente, sino milenario. Si bien no es posible la exactitud, tatuarse se remonta hasta los euroasiáticos del Neolítico, es decir, por lo menos hace cinco mil años atrás, aunque posiblemente un poco más. Y, de manera paralela, fueron múltiples las culturas que han observado este modo de hacer: a partir de restos encontrados en Siberia, en el delta del Danubio; en Egipto en donde las mujeres se tatuaban para demarcar su estatus social y las momias eran señaladas; culturas célticas y germánicas que usaban diseños con fines bélicos; los japoneses haciendo lo propio con figuras de barro que acompañaban a los difuntos a su vida ultraterrena y los aztecas, a ciertas personas, especialmente a los niños, sobre todo si se rendía tributo a alguna deidad.

Sin embargo, esta práctica bastante extendida en el mundo, en cierto período de la historia, se vio oscurecida por sobre todo un cristianismo, que como religión, haciendo a un lado el islam, era pionera en su tentativa de colonización/extensión en todo el planeta. Es que si el cuerpo, más allá que no tenía la misma jerarquía que el alma, era una obra o producto de Dios (criatura del Creador), la tinta con dibujos o diseños era una suerte de afrenta al Señor. Por ejemplo, culturas como las polinesias fueron censuradas hace algunos siglos atrás justamente por la práctica de tatuar los cuerpos.

Sin embargo, siempre las censuras y prohibiciones tienen un límite: el hombre es un animal rebelde, sobre todo cuando lo condenado proviene de otra cultura. Luego del medioevo y los primeros años de colonización, el tatuaje se fue extendiendo, llegando a Occidente ¿Cuál fue la clase social que primero lo receptó? Los marineros. Extraído de culturas exóticas provenientes de Gabón, Nueva Guinea, Samoa o Tahití, cuyas tribus practicaban tatuajes, hicieron posible la fuente más directa de esta practica que hoy cuenta con tantos adeptos. Tatuar proviene del vocablo “tatau” que significa marcar algo y se cree que los fines de los tatuajes eran ceremoniales, religiosos o directamente bélicos. Estados Unidos, tarde o temprano, junto al resto del mundo occidental,  culminó recibiendo esta suerte de arte.

La concepción, sin embargo, fue cambiando. Una vez arropado el hecho de tatuarse, hay que decir que más allá del mundo del marinero, sacudido por sus viajes prolongados a ultramar, y ciertos casos de conflagraciones como la Guerra Civil Americana que ayudó a marcar bandos, era propio de personas bohemias o de bajos fondos llenarse el cuerpo de tatuajes (también, muy emparentado, el mundo circense). La visión de la actualidad, en rigor, es deudora de todo el movimiento de liberación de la década de los 70, con cierto hippismo como estandarte.

En la actualidad el tatuaje es una actividad totalmente extendida que a grandes rasgos tiene un sentido estético, por más que el significado y los motivos en gran medida dependen de la persona que porta el diseño en su piel.