Maravillosas Frases de Octavio Paz

Prosa, poesía y producciones durante toda la vida. Ese fue, ni más ni menos, el inestimable trabajo de Octavio Paz, el más universal de los pensadores mexicanos para muchos. A continuación te presentamos maravillosas frases de Octavio Paz. 

Maravillosas frases de Octavio Paz

  • Un mundo nace cuando dos se besan.
  • La luz es como la mucha sombra: no deja ver. 
  • El amor no es un remedio físico, no es una vacuna: es un paradigma, un ideal de vida fundado en la libertad y en la entrega.
  • Para reinventar el amor como pedía el poeta, tenemos que inventar otra vez al hombre.
  • Voy por tu cuerpo como por el mundo. Tu vientre es una plaza soleada, tus pechos dos iglesias donde oficia la sangre sus misterios paralelos.
  • Nuestro culto a la muerte es el culto a la vida, del mismo modo que el amor que es hambre de vida es anhelo de muerte.
  • La muerte mexicana es el espejo de la vida de los mexicanos. Ante ambas el mexicano se cierra; las ignora.
  • Viejo o adolescente, criollo o mestizo, general, obrero, licenciado, el mexicano se me aparece como un ser que se encierra y se preserva: máscara el rostro y máscara la sonrisa. 

  • Lo más fácil es escribir una palabra. A veces los fragmentos siguen viviendo con vida frenética, feroz, monosilábica. 
  • Defender a la naturaleza es defender a los hombres.
  • El escritor debe soportar la soledad; saberse un ser marginal. Que los escritores seamos marginales es más una condenación que una bendición.
  • Cada poema es único. En cada obra late, con mayor o menos grado, toda la poesía. Cada lector busca algo en el poema. Y no es insólito que lo encuentre: ya lo llevaba dentro.
  • Sin libertad, la democracia es despotismo, sin democracia la libertad es una quimera.
  • Los presidentes mexicanos son dictadores constitucionales, no caudillos. 
  • Dios existe. Y si no existe, debería existir. Existe en cada uno de nosotros, como aspiración, como necesidad, y también como último fondo intocable de nuestro ser.
  • El hombre es un desterrado del fluir cósmico y de sí mismo.
  • El amor es una de las respuestas que el hombre ha inventado para mirar de frente a la muerte.
  • Lo que a mi me parece inaceptable es que un escritor o un intelectual se someta a un partido o a una iglesia.
  • En todo encuentro erótico hay un personaje invisible y siempre activo: la imaginación.
  • La mexicanidad es una manera de no ser nosotros mismos, una reiterada manera de ser y vivir otra cosa.
  • Los campesinos son cultos aunque sean analfabetos. Tienen un pasado, una tradición, unas imágenes.

  • Las masas humanas más peligrosas son aquellas en cuyas venas se ha infectado el veneno del miedo.
  • La memoria no es lo que recordamos, sino lo que nos recuerda. La memoria es un presente que nunca acaba de pasar.
  • En las aguas heladas del cálculo egoísta, eso es la sociedad, por eso el amor y la poesía son marginales.
  • Los dos se desnudaron y se besaron, porque las desnudeces enlazadas saltan el tiempo y son invulnerables. Nada las toca; vuelven al principio.
  • El acto mediante el cual el hombre se funda y releva a sí mismo es la poesía.
  • Escribí poemas, no poesía, porque se puede discutir interminablemente sobre la segunda mientras que no es difícil convenir en el significado de la palabra poema: un objeto hecho de palabras, destinado a contener y secretar una sustancia impalpable, reacia a las definiciones, llamada poesía. 
  • El ardido mundo actual, el infierno circular, es el espejo del hombre cercenado de su facultad poetizante. Se ha cerrado todo contacto con esos vastos territorios de la realidad que se rehúsan a la medida y a la cantidad, con todo aquello que es cualidad pura, irreductible a género y especie: la substancia misma de la vida.
  • La resignación es una de nuestras virtudes populares. Más que el brillo de la victoria nos conmueve la entereza de la adversidad.
  • Es un verbo masculino, activo, cruel: pica, hiere, desgarra, mancha lo malo. Es lo pasivo, lo inerte, lo abierto.
  • Yo, al principio, tuve la mayor libertad de niño, para leer los libros que se me antojaran. Nadie se preocupó, sea por tolerancia o por descuido, en saber lo que leía. De modo que mis primeras revelaciones eróticas se las debo a la literatura. Leí muchas novelas que no tenía que haber leído a esa edad. 
  • La irrealidad de lo mirado da realidad a la mirada.
  • La luz es el tiempo que se piensa.
  • Una sociedad poseía por el frenesí de producir más para consumir más tiende a convertir las ideas, los sentimientos, el arte, el amor, la amistad y las personas mismas en objeto de consumo.
  • Amar es desnudarse de los nombres.
  • Todo es hoy. Todo está presente. Todo está, todo es aquí. Pero también todo está en otra parte y en otro tiempo. Fuera de sí y pleno de sí.
  • Hay que dormir con los ojos abiertos, hay que soñar con las manos, hay que soñar en voz alta, hay que cantar hasta que el canto eche raíces, troncos, ramas, ranas, pájaros, astros.
  • La recitación poética es una fiesta: una comunión. Y lo que se reparte y recrea en ella es la imagen.

  • Un autor no leído es un autor víctima de la peor censura: la de la indiferencia. Es una censura más efectiva que la del índice eclesiástico.
  • Una sociedad sin imágenes es una sociedad puritana. Una sociedad opresora del cuerpo y de la imaginación.
  • La protección impartida al matrimonio podría justificarse si la sociedad permitiese de verdad la elección. Puesto que no lo hace, debe aceptarse que el matrimonio no constituye la más alta realización del amor, sino que es una forma jurídica, social y económica, que posee fines diversos a los del amor. 
  • En la sexualidad, el placer sirve a la procreación; en los rituales eróticos el placer es un fin en sí mismo o tiene fines distintos a la procreación.
  • El amor es un sentimiento que solo puede nacer ante un ser libre, que puede darnos o retirarnos su presencia.
  • Así yo: no tengo nada que decirle al tiempo. Y él tampoco no tiene nada que decirme.
  • Mejor ser lapidado en las plazas que dar vuelta a la noria que exprime la sustancia de la vida, cambia la eternidad en horas huecas, los minutos en cárceles, el tiempo en moneda de cobre y mierda abstracta.
  • Los bichos de la tierra, entre las piedras, bajo la luz idéntica, eran piedras.
  • Perder nuestro nombre es como perder nuestra sombra; ser solo nuestro nombre es reducirnos a nuestras sombras.
  • Golpean mis pechos tus fantasmas, despiertas a mi tacto, hielas mi frente, abres mis ojos.

  • Las revoluciones son las encarnaciones modernas del mito del regreso a la edad de oro.
  • El hombre no es solamente fruto de la historia y de las fuerzas que lo mueven. El hombre, me parece, no está en la historia: es la historia.
  • La sociedad liberal se paralizará si deja de ser autocrítica.
  • No hay nada más triste que el escritor sometido al dictado del político.
  • La arquitectura es el testigo insobornable de la historia, porque no se puede hablar de un gran edificio sin reconocer en él al testigo de una época, su cultura, su sociedad, sus intenciones.
  • La soberbia es el vicio de los poderosos.
  • Amamos a un ser mortal como si fuese inmortal.
  • El amor nace de un flechazo; la amistad del intercambio frecuente y prolongado. El amor es instantáneo; la amistad requiere tiempo. 
Maravillosas Frases de Octavio Paz
5 (100%) 1 vote